Estudios genéticos reescriben la historia de la cultura chachapoyas

Análisis de ADN realizados en la población actual de la región de Chachapoyas (norte de Perú) revelan que sus habitantes originarios no fueron desarraigados en masa por el Imperio Inca a finales del siglo XV, tal y como se suponía, y que los chachapoyas aún hoy siguen distinguiéndose genéticamente.

Este hallazgo rebate la teoría transmitida durante siglos por los relatos orales de los propios conquistadores de que la rebelde población nativa fue reubicada forzosamente como medida de castigo fuera de Chachapoyas, absorbida y diseminada a lo largo del Imperio Inca, según un nuevo estudio que publica hoy la revista Scientific Reports.

A pesar de sus espectaculares logros, que van desde las primeras ciudades de América hasta el Imperio Inca, los indígenas de los Andes no dejaron relatos escritos, pero sí es posible comprobar es la diversidad genética de sus descendientes, unida a la riqueza arqueológica de la zona y la prehistoria de sus lenguas nativas.

Este es el enfoque del que parte el equipo internacional de científicos responsable del estudio, fruto de una colaboración entre centros de investigación peruanos y el Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia de la Humanidad, para analizar la herencia demográfica de los incas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *